BLOG
Futuro Educativo

Temas

El Uber de la educación: los tutores digitales

Uber es una empresa que conecta a quienes necesitan transporte con automovilistas prestos a llevarlos por un costo menor que un taxi. ¿Cuáles son los ejes disruptivos de Uber en el negocio del transporte público?

1-Un servicio más barato por desregulación del mercado y por el autoempleo de los individuos.

2-El supuesto de un mejor servicio por vía de la reputación digital de la oferta en manos de los usuarios.

3-Un servicio más rápido o eficiente por la vía ubicua de la tecnología.

Esta misma lógica ha generado distintas disrupciones en el mundo de los negocios. Airbnb es el equivalente para los alojamientos, atacando la oferta de los hoteles con el alquiler particular de los hogares. Go.jek ha revolucionado Indonesia con servicios en motocicleta. Airtasker o Taskrabbit hacen lo mismo con múltiples tareas del hogar: arreglos menores, mudanzas, limpieza y todo tipo de micro-servicios que son pedidos en una plataforma y atendidos por trabajadores sueltos que son calificados para ganar reputación. Incluso en el mundo de la salud han aparecido los doctores virtuales y el auge de la telemedicina.

¿Existe algo así para la educación? ¿Cómo sería la versión Uber de la educación?

Basta leer la definición de Tutor.com para entender el fenómeno: “La escuela es difícil, conseguir un tutor es fácil”.

Plataformas como My Tutor Web o Tutorhub  en Inglaterra; Skoolie o Tutor.com en Estados Unidos, están activando un viejo negocio: las tutorías uno a uno. En este caso viene con un nuevo envase: tutorías digitales.

El modelo se repite casi literalmente en todas las plataformas y es extremadamente simple: lo que se ofrece es el servicio de tutoría digital para el aprendizaje. La empresa es un mediador de servicios que ofrecen individuos con algún saber que pueden ofrecer como docentes. Los alumnos son clientes que califican a sus tutores. Esas calificaciones crean una reputación que se convierte en el valor de mercado de los tutores.

El servicio es ubicuo: a cualquier hora hay un tutor disponible. Los alumnos pueden elegir a los tutores hablando con ellos previamente y mirando los comentarios de otros alumnos. Toda la tutoría es digital.

One University Network intenta llevar este modelo de negocios a la universidad. Se presenta así: “al contrario de las universidades tradicionales, aquí los tutores son calificados continuamente, creando una vasta red de talentos para satisfacer la creciente demanda de educación superior. Al mismo tiempo que el costo es accesible para los alumnos, los buenos tutores pueden ganar mucho dinero”.

En América Latina también están proliferando modelos similares. Descomplica, del cual ya hemos escrito en este blog, es quizás el mayor portal de videos y turores digitales de América Latina, con más de 5 millones de alumnos por mes, que entran al menos 10 veces al portal y tienen sesiones promedio de 80 minutos. Allí los alumnos ven videos de diversos docentes y pueden elegir al que prefieran para tener sesiones de tutoría on line.

Un modelo similar adoptó Educatina en Argentina, aunque sin la fuerza de las pruebas ENEM para preparar el ingreso a la universidad que tiene Brasil y que le suma millones de alumnos a Descomplica.

El modelo Uber parece traducirse en el mundo educativo en las siguientes claves:

1-Compite todavía más con la oferta no formal de academias y tutores presenciales que con las escuelas. A diferencia de Uber, que ataca directa y salvajemente el negocio de los taxis, los tutores on line no parecen sacar a los alumnos de las escuelas sino que le ganan mercado a los docentes particulares locales (concentrando a su vez los ingresos en las empresas mediadoras de servicios).

2-La regulación de la calidad de la oferta no se basa solo en la alta dependencia de la reputación de los clientes: los portales de tutores señalan que realizan un detallado proceso de selección de los docentes. Es una combinación de reclutamiento de talentos y valoración de los usuarios, aunque esta fórmula puede variar de empresa en empresa.

3-Su costo es paradójico: frente a una escuela pública gratuita resulta siempre un costo alto pagar por aprender con un tutor individual, pero lo que ofrecen justamente es una enseñanza a medida que baja su costo tanto por el la personalización de la elección del docente-tutor como por la oferta ubicua en tiempo y espacio.

Las preguntas que abre la “uberización” de la educación se multiplican:

¿Competirán los tutores uberizados de la educación con las escuelas tradicionales? ¿Empezarán por la universidad y luego “tomarán” las escuelas secundarias? ¿Habrá docentes que dejen las escuelas para enseñar desde su casa on line, ganando más dinero o trabajando menos o regulando su trabajo en la comodidad de sus horarios y en su propio hogar?

¿La selección privada y reputación de los clientes alcanza para saber qué es un buen tutor? ¿Estarán caducando los viejos sistemas de certificación docente regulados por el Estado? ¿Habrá que tener un título o solo demostrar habilidad tutora y ser calificado positivamente por los alumnos? ¿Qué tipo de saber es el que domina un tutor digital?

¿Qué circuito de aprendizaje se generará en los portales de tutores? ¿Serán prótesis de los sistemas educativos formales, apoyos para los exámenes o se convertirán en caminos educativos completos, alternativos, desregulados?

¿Quiénes saldrán ganando? ¿Los alumnos, que obtendrán una supuestamente a formación a medida? ¿Los docentes, que podrán emplearse en pequeñas porciones sin ningún contrato o atadura? ¿Las empresas mediadoras, que se quedarán con las mayores ganancias económicas?

¿Qué pasará con los alumnos en situación de desventaja? ¿Tendrá que crear el Estado un portal propio de tutores o alquilar espacios gratuitos en los portales privados para los alumnos más pobres? ¿Podrán las tutorías digitales apoyar a alumnos en riesgo escolar y disminuir la deserción en el nivel secundario?

Todas estas preguntas forman parte de un laberinto educativo que está naciendo y creciendo debajo de nuestros pies. No esperará respuestas, seguirá avanzando. ¿Hay que frenar la uberización de la educación o aprovechar lo que pueda dejarnos para construir modelos educativos más justos y potentes?


Graduate XXI & Futuro Educativo
© 2017 - Todos los Derechos Reservados
Conoce al equipo de GXXI

  • Graduate XXI

¡Hablan de nosotros!


¡Tweets en vivo!

¿Cuál es el impacto de la #gamificación en el #aprendizaje? http://j6eFBd6ZNH http://yc51tEOVGP

@graduatexxi
¿Cuáles son las claves del entorno #innovador de #Brasil en #educación? http://kBWSf5JCnt http://pXQwDmcEEm

@graduatexxi
3 claves para enriquecer las clases con recursos visuales http://Y3nTbV0fEk vía @_INED21 http://eh8TW5Ss3l

@graduatexxi
¿Cuál es el futuro de la #educación? http://IYVXByx8iu @Forbes_Mexico http://suWFE5UdPL

@graduatexxi